Eliminar hábitos nocivos

elimine-habitos-nocivosPara dejar un hábito es necesario construir un hábito nuevo primero, que ocupando el espacio que tenía el anterior.

Vamos a incluir entre los hábitos nocivos al fumado, el alcohol, el comer en exceso, el preocuparse en demasía y cualquier otro comportamiento que sea consciente de que haga daño; pero que sea incapaz de evitar y hasta puede que en ocasiones hasta lo disfrute. Es decir, el fumador está consciente el daño que le provoca y aunque quiera dejarlo no puede y le preocupa más el hecho de que disfruta el fumar, lo mismo para otros comportamientos.

Es importante recalcar que cada persona es diferente y cada caso único, además no existen curas milagrosas para todos, aunque se pueden dejar estos hábitos más fácilmente de lo que la mayoría cree. Este plan se ajusta por igual a distintos tipos de hábitos así como no importa si la adicción es de meses o años.

El primer paso es identificar los contextos en los cuales aparece el hábito que desea erradicar. Puede ser que este contexto sean eventos sociales de diversión o momentos estresantes o aburridos, en fin, identificar este contexto es sumamente valioso ya que usualmente la persona no se da cuenta que son en ciertas circunstancias en las que aparece la conducta problema. Incluso, cuando he trabajado con estas personas, existen contextos en los cuales no hay forma en que aparezca ese hábito. Usualmente esto pasa desapercibido, sin embargo, es muy importante, ya que la persona se da cuenta que existen momentos en los que se puede dejar de hacer aquello que creía que no podía dejar hacer.

El segundo paso, después de reconocer que hay momentos en los que puede dejar de fumar o tomar; es averiguar la intención o función que hay detrás de ese hábito. Puede que sea pasada o presente, “real o imaginaria”, lógica o ilógica, pero de que existe, existe. No siempre es obvia esta intención o función, en ocasiones pueden ser insospechadas para la misma persona. Como el caso de una mujer que no podía bajar de peso porque al hacerlo, iba a verse muy bonita y eso atraería propuestas de hombres, como ella era casada, pensaba que no podía afrontar estos avances masculinos adecuadamente para ella y por lo tanto no bajaba de peso, esa era la función de la conducta que la hacía comer de más.

Al establecer el contexto y la intención, se logran dos cosas: la primera es concientizar a la persona de que sí puede hacer aquello que pensó que no y la otra es que se puede cambiar la conducta si se mantiene o mejora la intención original. Como en el caso de la mujer anterior, si ella aprende a lidiar con los avances de los hombres como desea, entonces no tendrá problema alguno para bajar de peso.

Guía completa

teaser2

MÁS INFORMACIÓN 

¿Cómo funciona?

teaser1

MÁS INFORMACIÓN